La Casa del Alquimista

En el año 2008 y en pleno barrio judio del call barcelonés abrió sus puertas el Centro de Interpretación del Call. Este centro situado en el número 8 de la calle de Arc de Sant Ramon pero con la entrada por la placeta de Manuel Ribé, es un equipamiento del Museo de Historia de Barcelona MUHBA, un espacio destinado a conocer la vida de la comunidad judía asentada en Barcelona desde el siglo IX.

Este  edificio de origen medieval dispone de tres fachadas entre la calle del Arc de Sant Ramon del Call y la plazoleta de Manuel Ribé. Las dos fachadas de la calle arc de sant ramon del call son testigos de las reformas que experimentó el edificio entre los siglos XIII y XVII, así como de las transformaciones de los siglos XIX y XX. Son pocos los elementos de época medieval que aún se conservan. Así pueden apreciarse los ornamentos de una ventana y la silueta de un arco de piedra en una de las paredes. Ambos datan de los siglos XIII y XIV.

cicall3

Dentro del edificio se exponen objetos del siglo XIII y XIV de uso cotidiano, que se han encontrado en excavaciones arqueológicas realizadas en la zona, entre los cuales destacan Khanukiyyes, una escudilla con caracteres hebraicos, una copia facsímil de la Haggadah de Sarajevo producida en tierras catalanas que ilustra escenas del siglo XV y dos lápidas con inscripciones hebraicas del siglo XII de tumbas de Montjuïc, el cementerio hebreo, que tras la expulsión se reutilizaron en el Palau Reial de Valldaura, en Collserola y después formaron parte de una masía hasta que el ayuntamiento las compró a un anticuario.

Centro Interpretación Call, pieza del S. XII

En la planta baja y protegidos por un suelo de vidrio, se pueden observar los restos del pozo y el depósito de la casa.
El centro de interpretación está ubicado en lo que fue la casa de Jucef Bonhiac, un tejedor de velos y después panadero, según consta en documentos del siglo XIV, y conocida como la casa del alquimista o el rabino.

La casa del alquimista también esconde una leyenda según relata  Joan Amades. En el siglo XIV vivia en esta casa un alquimista judío muy conocido por sus hechizos. Su hija, que era una de las jóvenes más guapas de la ciudad, era festejada por un caballero cristiano hasta que, cansada de tener que esconder su amor, le propuso que le pidiera la mano a su padre. El caballero, que no parecía tener intenciones muy nobles, le dijo que prefería amarla sin llegar al matrimonio, por lo cual la novia rompió la relación definitivamente. Como venganza, el caballero fue a casa del Alquimista judío para pedirle un potente hechizo capaz de envenenar hasta la muerte de forma imperceptible y a la vez irreversible.

El Alquimista, ignorando que la destinataria de la pócima era su própia hija, le preparó una flor bella y fresca con un delicioso perfume que, al ser olido, condenaría la víctima a una muerte segura. El caballero, complacido, dio la ofrenda con fingida inocencia a su amante como recuerdo del amor que compartieron y ella, al olerla, murió al instante. Cuando su padre entendió lo que había pasado, desesperado, huyó de la casa que había sido escenario de su deshonra, castigándola a quedar deshabitada y encantada hasta el Juicio Final.

alquimista1

One Thought on La Casa del Alquimista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X