La Canadenca

Hasta finales del XIX, el Poble Sec era una zona rural, con huertas, campos, fuentes y alguna ermita. Justo en el cruce de la calle Vila y Vilà con el pasaje de la Canadenca, al lado del parque de las tres chimeneas,se encuentra un lugar con mucha historia,éste lugar se denominaba las huertas de Sant Bertran, lo que quiere decir que era tierra de cultivo. Nada que ver con el que con el tiempo fue donde se instaló, primero una industria carbonera y más tarde la empresa La Canadiense, que suministraba luz en Barcelona.La empresa en realidad se denominaba Barcelona Traction, Light and Power Company Limited, pero fue conocida como la canadenca porqué el accionista principal era de Canadá.

La empresa se encargaba  de generar y subministrar la energia eléctrica proviniente de las aguas del Ebro en la ciudad de Barcelona y su área metropolitana, para su utilización en el alumbrado público, suministro doméstico y el funcionamiento de los tranvias y la red de ferrocarriles metropolitanos.

accio-companyia-barcelona-traction-light-power

Esta empresa realizó grandes infraestructuras para la época mediante la utilización de  tecnologías avanzadas que cambiarian la estructura energética de Cataluña.La mayor parte de las infraestructuras continúan funcionando hoy casi 100 años después de su construcción. Las más importantes serían el embalse de sant Antoni, el embalse de Camarasa y el canal de Serós.

La compañía también fue conocida históricamente por la famosa huelga que se originó en enero de 1919, y que constituyó un gran avance en el movimiento obrero catalán. El conflicto se inició  a finales de enero de 1919 cuando la empresa Riegos y Fuerza del Ebro S.A, empresa asociada a Barcelona Traction Light and Power, introdujo cambios en las condiciones de trabajo lo que suposo una importante disminución salarial. Los trabajadores pidieron el apoyo del Sindicato de Agua, Gas y Electricidad de la CNT, lo que conllevó que la dirección de la empresa despidiera a 8 de los trabajadores afectados.

bovina

El 5 de febrero el resto del personal se declaró en huelga, en solidaridad de sus compañeros,y la nueva respuesta de la dirección de la empresa fue el despido de 140 trabajadores. El 10 de febrero la dirección de la Canadenca dio un ultimátum a los trabajadores en huelga. La tensión aumentó todavía más al ser asesinado un cobrador de la compañía. El día 21 de febrero el Sindicato Único de Agua, Gas y Electricidad de la CNT declaró la huelga en todo el sector y a las empresas asociadas a La Canadenca (Catalana de Gas, Ferrocarril de Sarriá en Barcelona y Sociedad General de Aguas).

Poco después se unieron los trabajadores de otras empresas. La ciudad de Barcelona quedó totalmente paralizada, ya que el sector eléctrico consiguió parar la fuerza productiva del país.

En un primer momento los partidos políticos dinásticos contestaron con el uso de la fuerza, la detención de dirigentes obreros y sindicales y la declaración del estado de guerra, lo que suponía la suspensión de las garantías constitucionales. Durante los primeros días de represión, las fuerzas de seguridad del estado practicaron más de 3.000 detenciones de obreros los cuales fueron detenidos y encerrados en el Castillo de Montjuic, muchos de ellos arbitrariamente.
3 xemeneies Pero el gobierno central, las fuerzas conservadoras y el gobernador civil de Barcelona calcularon mal la fuerza sindical y los trabajadores de las industrias gráficas de Barcelona (mayoritariamente de la CNT) aplicaron la “censura roja”, consistente en no publicar las noticias que consideraran contrarias a los intereses de los huelguistas o de los sindicatos.

El 19 de marzo el líder de la CNT, Salvador Seguí llegó a un acuerdo con los representantes patronales, que preveía la libertad de los trabajadores encarcelados,la readmisión de los trabajadores despedidos  sin represalias ,el pago de la mitad de los días que había durado la huelga,el establecimiento de la jornada de 8 horas y la mejora en las condiciones laborales obreras  y finalmente tras el acuerdo definitivo el levantamiento del estado de guerra.

Para suscribir el acuerdo, la CNT convocó el día 19 de marzo una gran asamblea en la plaza de toros de las Arenas, donde asistieron más de 20.000 trabajadores e intervinieron Riera i Pagès, Josep Díaz, Rafael Gironés, Francisco Miranda y Salvador deguí, que cerraron el miting. La asamblea aprobó el acuerdo y dio un tiempo de 72 horas para que el gobierno liberase a los encarcelados.

salvadorsegui

Finalmente, el 3 de abril de 1919 el gobierno central aprobó el establecimiento de la jornada máxima de ocho horas(una larga reivindicación obrera), a la vez que supuso la dimisión del gobernador civil de Barcelona, el jefe de policía Duval  y del conde de Romanones, entonces jefe del gobierno, que tuvo que dimitir provocando la caída de todo el ejecutivo. A lo largo de la primera semana de abril se normalizó toda la situación y los obreros volvieron a sus lugares de trabajo. Fue la primera gran victoria obrera de la historia de Cataluña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X